Recomendaciones para las ostomías

1. Hidratación:

Fondo: El intestino grueso, también conocido como colon, tiene varias funciones, una de las más importantes es la reabsorción de agua y electrolitos. Cuando se realiza una colostomía, una parte del intestino grueso se desvía o se elimina, su función normal. Como resultado, puede que el cuerpo no reabsorba tanta agua como lo hacía antes, lo que puede llevar a una mayor pérdida de líquidos ya una deshidratación.

Síntomas de deshidratación: Es fundamental reconocer los signos de deshidratación, que incluyen:

  • Sed intensa.
  • Orina más oscura de lo normal o en menor cantidad.
  • Boca seca o pegajosa.
  • Fatiga o debilidad.
  • Mareos o sensación de aturdimiento.
  • Piel seca o que no retoma su forma después de pellizcarla.

Recomendación detallada:

  • Agua : La regla general de los 8 vasos de agua al día es una guía útil, pero es importante escuchar a tu cuerpo. Si sientes sed, bebe agua. En climas cálidos o si estás realizando una actividad física intensa, es posible que necesites beber más agua de lo habitual.
  • Bebidas isotónicas : Estas bebidas contienen electrolitos como sodio y potasio, que son esenciales para las funciones corporales y pueden perderse en grandes cantidades a través de las heces líquidas. Si experimentos episodios de diarrea o heces muy transparentes, considera incluir bebidas isotónicas en tu dieta para ayudar a reemplazar los electrolitos perdidos. Sin embargo, es fundamental que lea las etiquetas, ya que algunas bebidas isotónicas pueden tener un alto contenido de azúcar o ingredientes que no son recomendables en grandes cantidades.
  • Alimentos ricos en agua : Además de beber líquidos, puedes consumir alimentos que tienen un alto contenido de agua. Estos incluyen frutas como melón, sandía, naranjas y fresas, así como verduras como pepinos, lechuga y calabacines.
  • Limita las bebidas diuréticas : Algunas bebidas, como el café, el té y las bebidas alcohólicas, pueden aumentar la producción de orina y exacerbar la deshidratación. Si las consume, asegúrese de equilibrar la ingesta de estas bebidas con la de líquidos hidratantes.
  • Monitorización : Es útil monitorear la coloración y cantidad de tu orina. Si tu orina es clara o de color amarillo pálido, generalmente indica una buena hidratación. Si es de color amarillo oscuro o naranja, es posible que necesite beber más líquidos.

Finalmente, ante cualquier signo de deshidratación grave, como mareos constantes, fatiga extrema o falta de orina durante más de 12 horas, es crucial buscar atención médica.

2. Alimentos a introducir gradualmente:

Fondo: Tras una intervención quirúrgica como la colostomía, el sistema digestivo ha sufrido un trauma significativo y requiere tiempo para recuperarse. La introducción gradual de alimentos no sólo permite que el intestino esté sano, sino que también ayuda a identificar cualquier alimento que pueda causar molestias o reacciones adversas en el postoperatorio.

Por qué ciertos alimentos primero: Los alimentos blandos y de fácil digestión son menos probables a causar irritación en el intestino que aún se está recuperando y son menos probables que provoquen obstrucciones o acumulaciones en la zona de la colostomía.

Recomendación detallada:

  • Caldos : Los caldos claros, ya sean de pollo, ternera o verduras, son una excelente opción inicial. Proporcionan hidratación y algunos nutrientes esenciales sin sobrecargar el sistema digestivo. Puedes empezar con caldos sin sólidos y luego pasar gradualmente a sopas con piezas más pequeñas de carne o vegetales.
  • Purés de vegetales : Los purés, como el de zanahoria, patata o calabaza, son fáciles de digerir debido a su consistencia suave. Estos alimentos son una buena fuente de vitaminas y minerales, lo que puede ayudar en el proceso de recuperación.
  • Yogures naturales : Los yogures sin sabor añadido o sin grandes cantidades de azúcar son suaves para el sistema digestivo. Los probióticos naturales presentes en el yogur pueden ayudar a mantener un equilibrio saludable de la flora intestinal, favoreciendo una buena digestión.
  • Arroz blanco : Este es un alimento básico que es fácil de digerir y suele ser bien tolerado. Además, su textura blanda y su capacidad para absorber líquidos lo definen en una excelente opción para personas en recuperación.
  • Pollo hervido : Las proteínas son esenciales para la recuperación y reparación de tejidos. El pollo es una buena fuente de proteína magra. Cocinarlo hervido o al vapor, sin piel y sin condimentos fuertes, es la manera más suave de introducirlo en la dieta.

Progresión en la dieta: Tras las primeras semanas, a medida que te sientas cómodo, puedes comenzar a introducir alimentos con más textura y fibra. Es crucial hacerlo de manera gradual y observar cómo reacciona tu cuerpo. Por ejemplo, podrías pasar de purés de vegetales a vegetales cocidos en trozos pequeños y luego a vegetales al vapor.

Monitorización: Es aconsejable llevar a cabo un diario de alimentos en las primeras semanas o incluso meses. Anota lo que viene y cualquier reacción o cambio en la digestión o en la salida de la colostomía. Esta información puede ser invaluable para ajustar tu dieta y garantizar una recuperación sin complicaciones.

En última instancia, siempre es útil consultar a un dietista o médico sobre la reintroducción de alimentos después de una colostomía, ya que pueden proporcionar una orientación personalizada según sus necesidades y condiciones específicas.

3. Observa tu reacción a diferentes alimentos:

Fondo: Una vez que una persona ha tenido una colostomía, la forma en que su cuerpo digiere y procesa los alimentos puede cambiar. Algunos alimentos que antes se toleraban bien podrían causar problemas digestivos o alteraciones en la consistencia de las heces, mientras que otros alimentos podrían ser más fáciles de manejar que antes.

¿Por qué diferentes reacciones? El tramo específico del intestino que ha sido desviado o eliminado, el tipo de colostomía y las características individuales del sistema digestivo de la persona son factores que pueden influir en cómo se digieren los alimentos.

Recomendación detallada:

  • diario de alimentos :
    • Mantener un registro escrito te ayuda a identificar patrones y conexiones entre lo que viene y cualquier síntoma o cambio que experimentes.
    • Anota no solo los alimentos que consume, sino también las cantidades, el momento del día y cualquier condimento o método de preparación que haya usado.
    • Es esencial que anote también cualquier síntoma o cambio, como gases, hinchazón, cambios en la consistencia de las heces, dolor o cualquier otra molestia.
  • Presta atención a los alimentos comunes que causan problemas :
    • Algunos alimentos son conocidos por causar gases, como las legumbres, el brócoli, la col, las bebidas carbonatadas, entre otros.
    • Otros alimentos, como los productos lácteos, pueden causar diarrea o heces más blandas en algunas personas.
    • Hay alimentos que pueden contribuir a heces más firmes, como plátanos, arroz blanco y pan tostado.
  • Reintroducción gradual :
    • Cuando reintroduzcas un nuevo alimento en tu dieta, hazlo uno a la vez y en pequeñas cantidades. Esto te permite observar cómo tu cuerpo reacciona a ese alimento específico sin la interferencia de otros.
    • Si observa una reacción negativa, espera unos días y vuelve a probar para confirmar que ese alimento en particular es el causante.
  • Escucha tu cuerpo :
    • Las reacciones a los alimentos no siempre son inmediatas. A veces, pueden pasar horas antes de notar un cambio en la digestión o en la consistencia de las heces. Es fundamental estar atento a estas señales adaptar y tu dieta en consecuencia.
  • Mindful eating
    • Mindful Eating (Alimentación Consciente) es un enfoque de la alimentación que promueve la plena conciencia o atención plena en el acto de comer. Se basa en las prácticas de mindfulness, que es una técnica meditativa utilizada para centrar la mente en el momento presente. La alimentación consciente no solo se trata de lo que viene, sino también de cómo viene.
    • Concentración en el Momento Presente :
      • Descripción : Esta práctica te invita a estar completamente presente mientras comes, dejando a un lado las distracciones externas y los pensamientos intrusivos.
      • Aplicación : Encuentra un lugar tranquilo para comer, lejos de aparatos electrónicos. Observa la comida en tu plato, notando su color, textura y aroma. Cada vez que tu mente divague, redirige suavemente tu atención hacia la comida y cómo se siente comerla.
    • Reconocer las Sensaciones Físicas y Emocionales :
      • Descripción : Se trata de escuchar a tu cuerpo, entender cuándo tiene hambre y cuándo está satisfecho, y ser consciente de las emociones que pueden influir en tu apetito.
      • Aplicación : Antes de comer, hazte la pregunta: «¿Tengo realmente hambre?». Durante la comida, haz pausas periódicas para evaluar tu nivel de saciedad. Además, nota cualquier emoción (como el estrés o la tristeza) que pueda impulsarte a comer cuando no tengas hambre real.
    • Disfrutar de Cada Bocado :
      • Descripción : Implica valorar y apreciar cada bocado, saboreándolo plenamente.
      • Aplicación : Tómate tu tiempo para masticar cada bocado lentamente, explorando los sabores y texturas. Esto no solo mejora la digestión, sino que también permite que el cerebro reciba las señales de saciedad, impidiendo el comer en exceso.
    • Agradecimiento :
      • Descripción : Reflexionar sobre el viaje que ha realizado la comida, desde su origen hasta tu plato, y sentir gratitud por ello.
      • Aplicación : Antes de empezar a comer, dedica un momento para agradecer a todos los involucrados en la producción y preparación de tu comida, desde los agricultores hasta los cocineros.
    • Reconocer las Respuestas a la Comida :
      • Descripción : Observa cómo te sientes después de comer diferentes alimentos. Esto te permite entender mejor qué alimentos te benefician y no son adecuados.
      • Aplicación : Después de comer, registra quizás cómo te sientes física y emocionalmente. ¿Te sientes energizado o fatigado? ¿Satisfecho o hinchado? Con el tiempo, podrás identificar patrones que te guiarán en tus elecciones alimenticias.
    • Reconocer los desencadenantes emocionales :
      • Descripción : Muchas personas recurren a la comida como una forma de lidiar con las emociones. Reconocer estos gatillos es el primer paso para abordarlos.
      • Aplicación : Cuando sientas el impulso de comer fuera de tus horas habituales de comida o cuando no tengas hambre, pregúntate: «¿Qué estoy sintiendo en este momento?». Si descubres que es una emoción (y no hambre) lo que te impulsa a comer, busca otras formas de enfrentar esa emoción.
    • Aceptar la Experiencia Sin Juzgar :
      • Descripción : En lugar de etiquetar las comidas o tus hábitos como «buenos» o «malos», observa sin juzgar. La alimentación consciente se basa en la comprensión y aceptación, no en el juicio.
      • Aplicación : Si comes algo que considera «no saludable» o comes en exceso, en lugar de criticarte, observa la experiencia, reflexiona sobre lo que llevó a esa elección y considera cómo podrías abordarla de manera diferente en el futuro.

4. Fibra

Fondo: La fibra dietética es una parte esencial de nuestra dieta, principalmente porque no se digiere ni se absorbe en el intestino delgado. Aporta volumen a las heces y facilita su tránsito a través del colon. Sin embargo, después de una cirugía como la colostomía, el sistema digestivo puede ser más sensible, y es esencial ser cauteloso con la introducción de alimentos ricos en fibra.

Beneficios de la fibra:

  • Movimiento intestinal regular : La fibra ayuda a mantener las heces sueltas ya evitar el estreñimiento.
  • Salud del colon : Una dieta rica en fibra puede ayudar a prevenir problemas como hemorroides, diverticulitis y puede reducir el riesgo de cáncer de colon.
  • Control del azúcar en la sangre : Alentar la absorción lenta de azúcar, lo que es beneficioso para las personas con diabetes.
  • Control del colesterol : Algunos tipos de fibra, como la fibra soluble, pueden ayudar a reducir el colesterol en la sangre.

Recomendación detallada:

  • Introducción gradual : Tras una cirugía, es vital empezar con alimentos bajos en fibra para dar tiempo al intestino a que se recupere. A medida que te sientas más cómodo, puedes empezar a introducir alimentos más ricos en fibra, pero siempre de manera gradual.
  • Diversidad en la fuente de fibra :
    • Fibra soluble : Esta fibra se disuelve en agua y forma un gel. Ayuda a disminuir los niveles de glucosa y colesterol en sangre. Algunas fuentes son avena, legumbres, manzanas y cítricos.
    • Fibra insoluble : Esta fibra no se disuelve en agua, pero agrega volumen a las heces y ayuda a que los alimentos pasen más rápidamente a través del estómago y los intestinos. Algunas fuentes incluyen trigo, nueces, vegetales y granos integrales.
  • Hidratación : A medida que aumenta tu ingesta de fibra, también es esencial aumentar tu ingesta de líquidos. La fibra absorbe agua, lo que ayuda a suavizar las heces. Sin suficiente líquido, puedes sentirte estreñido.
  • Observa tu cuerpo : Si bien la fibra tiene muchos beneficios, cada persona puede reaccionar de manera diferente a distintos alimentos ricos en fibra, especialmente después de una cirugía. Es vital observar cómo se siente tu cuerpo y ajustar tu dieta en consecuencia. Si un alimento te causa molestias, gases excesivos o diarrea, es posible que quieras reducir su cantidad o evitarlo temporalmente.
  • Consulta a un profesional : Si tienes dudas sobre la cantidad de fibra que debes consumir o sobre cómo reintroducir la fibra en tu dieta tras una cirugía, siempre es recomendable consultar a un nutricionista o gastroenterólogo.

5. Alimentos que pueden espesar las heces

Fondo : Las heces líquidas pueden ser incómodas, aumentar la frecuencia de cambios de bolsas de colostomía y causar molestias en la piel alrededor del estoma. Mantener una consistencia adecuada de las heces puede mejorar la comodidad y la gestión de la colostomía.

Alimentos recomendados para espesar las heces :

  • Plátano (plátano) :
    • Son una fuente excelente de almidón resistente, especialmente cuando no están completamente maduros. El almidón resistente funciona como una fibra soluble, que puede ayudar a espesar las heces.
    • Además, los plátanos son ricos en pectina, una fibra natural que ayuda a regular la función digestiva.
  • pastas :
    • Cuando se cocina hasta que esté suave, la pasta puede ser fácil de digerir y puede ayudar a espesar las heces debido a su contenido de almidón.
    • Es importante optar por pastas hechas de granos refinados en lugar de granos enteros si se busca este efecto espesante.
  • Arroz blanco :
    • El arroz blanco es un alimento básico que puede actuar como agente espesante para las heces. La razon es que es rico en almidon y tiene un bajo contenido de fibra, especialmente en comparacion con el arroz integral.
  • Avena :
    • La avena contiene fibra soluble, que puede ayudar a absorber el exceso de líquido en los intestinos y darle a las heces una consistencia más firme.
    • Tambien puede tener un efecto calmante en el sistema digestivo.
  • Puré de patatas :
    • Las patatas son ricas en almidón, lo que las hace útiles para espesar las heces. Al hacer puré de patatas sin agregar ingredientes grasos, obtenga un alimento suave y fácil de digerir que puede ayudar a regular la consistencia de las heces.

Recomendaciones adicionales :

  • Evitar alimentos que causen diarrea : Algunos alimentos pueden tener el efecto contrario y causar heces liquidas. Algunos ejemplos incluyen comidas grasas, picantes o con altos niveles de azúcar, así como ciertos productos lácteos.
  • Hidratación adecuada : Si bien es esencial espesar las heces, también es crucial mantener una buena hidratación. La diarrea puede llevar a la deshidratación, así que asegurarse de beber suficientes líquidos.
  • Monitorear la respuesta individual : Cada persona es única, y lo que funciona para una no puede funcionar para otra. Es importante observar cómo reacciona tu cuerpo a diferentes alimentos y ajustar tu dieta en consecuencia.

7. Vitaminas y minerales

Fondo : Las vitaminas y minerales son esenciales para una multitud de funciones en el cuerpo, incluida la reparación celular, la producción de energía, la función inmunológica y la coagulación de la sangre, entre otras. La malabsorción o la ingesta inadecuada de estos nutrientes puede llevar a deficiencias y afectar la recuperación postoperatoria.

Alimentos recomendados :

  • Verduras de hoja verde : Estas verduras, como espinacas, acelgas y kale, son ricas en vitaminas A, C, K y ácido fólico. También aportan hierro y calcio. Son beneficiosas para la reparación celular, la coagulación sanguínea y el sistema inmunológico.
  • Carnes magras : Fuentes como pollo, pavo y cortes magros de res son ricos en proteínas, hierro, zinc y vitaminas del grupo B. Ayudan en la reparación y construcción de tejidos, así como en la función inmunológica y energética.
  • Frutas : Las frutas como las naranjas, fresas, kiwis y mangos contienen vitaminas A y C, antioxidantes esenciales para la reparación celular y el sistema inmunológico. Además, la mayoría de las frutas se encuentran en fibra que pueden ayudar en la digestión.

Consideraciones sobre suplementos :

  • Si hay sospechas sobre la ingesta adecuada o la absorción de vitaminas y minerales, los suplementos pueden ser útiles. Sin embargo, hay algunos puntos clave a considerar:
    • Consultar con un profesional : Es vital discutir cualquier suplemento con un médico o nutricionista antes de empezar a tomarlo. Ellos pueden brindar orientación sobre qué suplementos son apropiados y en qué dosis.
    • Evitar el exceso : Aunque las vitaminas y minerales son esenciales, tomar demasiado de ellos (especialmente en forma de suplemento) puede ser perjudicial. Por ejemplo, el exceso de hierro o vitamina A puede tener efectos tóxicos.
    • Compatibilidad con medicamentos : Algunos suplementos pueden interferir con medicamentos recetados o exacerbar ciertas condiciones médicas. Es crucial informar a su médico sobre todos los suplementos que esté tomando o considerando tomar.

Consejos adicionales :

  • Dieta equilibrada : Lo ideal es obtener la mayoria de las vitaminas y minerales a traves de una dieta equilibrada en lugar de depender de suplementos. Una dieta diversa, rica en verduras, frutas, proteínas magras y granos enteros, suele proporcionar una amplia variedad de nutrientes esenciales.
  • Hidratación : Algunas vitaminas y minerales, como las vitaminas B y C, son solubles en agua. Mantener una hidratación adecuada puede ayudar en la absorción y utilización de estos nutrientes.
  • Estar atento a síntomas de deficiencia : Signos como fatiga extrema, debilidad, palidez, hematomas o sangrado fácilmente, y pérdida de cabello pueden indicar deficiencias de nutrientes. Si no hay ninguno de estos síntomas, es importante hablar con un profesional de la salud.

Después de una cirugía, especialmente procedimientos como una colostomía, es crucial cuidar la ingesta de nutrientes para asegurar una recuperación adecuada y mantener la salud general.

8. Evita los irritantes

Fondo : El tracto digestivo, después de una operación como la colostomía, puede ser más sensible a ciertos alimentos o bebidas que antes no causaban problemas. Estos irritantes pueden aumentar el tránsito intestinal, causar diarrea, gases o inflamación y simplemente malestar.

Alimentos y sustancias a considerar :

  • Alimentos picantes :
    • Ingredientes como chiles, pimientos picantes o salsas muy condimentadas pueden acelerar el tránsito intestinal y causar molestias.
    • Además, pueden provocar una sensación de ardor en el estoma para algunas personas.
  • Alimentos ricos en grasas :
    • Las comidas muy grasasas o fritas pueden ser mas dificiles de digerir y pueden causar diarrea o heces mas liquidas en algunas personas.
    • Ejemplos de estas son frituras, ciertos cortes de carne con alto contenido graso, comidas rápidas y ciertos productos de pastelería.
  • Alcohol :
    • El alcohol puede ser irritante para el intestino y también puede acelerar el tránsito intestinal.
    • Además, el alcohol puede interrumpir con algunos medicamentos y puede tener un efecto deshidratante, lo cual es una consideración importante después de una colostomía.
  • Cafeína :
    • Presente en bebidas como el café, té y algunas sodas, la cafeína puede estimular el intestino y aumentar la frecuencia de las deposiciones.
    • Al igual que el alcohol, también tiene un efecto diurético, lo que puede contribuir a la deshidratación.

Consejos y recomendaciones :

  • Introduce gradualmente : Si decides reintroducir alguno de estos alimentos o sustancias en tu dieta, hazlo gradualmente y observa cómo reacciona tu cuerpo.
  • Atención a las Combinaciones : Combina alimentos irritantes con otros que sepas que son seguros para ti. Por ejemplo, si deseas consumir algo picante, acompáñalo con arroz blanco o pan para ayudar a equilibrar la reacción en tu intestino.
  • Hidratación : Dado que tanto el alcohol como la cafeína pueden contribuir a la deshidratación, es vital aumentar la ingesta de líquidos si decide consumir estas sustancias. Sin embargo, durante las primeras etapas de recuperación, es aconsejable evitarlos por completo.
  • Escucha a tu cuerpo : Cada persona es diferente. Algunas personas con una colostomía podrían encontrar que pueden tolerar pequeñas cantidades de exposición a ciertos irritantes sin problemas, mientras que otros podrían experimentar malestar con la mínima.
  • Consulta con un profesional : Si tienes dudas o inquietudes sobre qué alimentos son adecuados para ti después de una colostomía, consulta siempre con tu médico o un nutricionista especializado.

Comer periódicamente

Fondo : Después de una cirugía, especialmente en el sistema digestivo, el intestino puede necesitar un tiempo para recuperarse y volver a funcionar normalmente. Consumir comidas más pequeñas y frecuentes, en lugar de pocas comidas abundantes, puede facilitar la digestión y reducir la carga sobre un intestino aún en recuperación.

Beneficios de comer en pequeñas cantidades y con regularidad :

  • la digestión : Menos cantidad de alimento a la vez significa que el sistema digestivo no tiene que trabajar tan intensamente para mejorar lo que se ha consumido. Esto puede minimizar el malestar y la sensación de pesadez.
  • Mantiene niveles constantes de energía : Alimentarte estable periódicamente puede ayudar a mantener tus niveles de glucosa en sangre más, lo que proporciona una fuente constante de energía y puede evitar picos y bajadas.
  • Minimiza el riesgo de obstrucciones : Especialmente después de una cirugía como la colostomía, comer demasiado a la vez puede aumentar el riesgo de obstrucciones intestinales. Las comidas más pequeñas pueden ayudar a prevenir esto.
  • Reduce el estrés en el estoma : Si se ha realizado una colostomía, el estoma (la apertura en la piel) puede ser menos probable a irritaciones o problemas si se procesan cantidades menores de desechos a la vez.
  • Facilita la identificación de alimentos problemáticos : Si estás reintroduciendo alimentos a tu dieta o probando cosas nuevas, comer con regularidad y en pequeñas cantidades puede facilitarte identificar alimentos que podrían causarte problemas.

Recomendaciones prácticas :

  • Planificación : Considere planificar sus comidas y refrigerios con anticipación. Esto puede ayudar a garantizar que estés comiendo con la regularidad necesaria y que estés obteniendo una variedad de nutrientes.
  • Evita el picoteo no saludable : Aunque es importante comer con regularidad, es crucial que las elecciones de alimentos sean nutritivas. Evita depender de snacks procesados ​​y opta por opciones saludables como frutas, frutos secos, yogures y verduras.
  • Hidratación : Junto con tus comidas, asegúrate de beber suficientes líquidos a lo largo del día, preferiblemente agua.
  • Escucha a tu cuerpo : Aunque comer periódicamente es una buena regla general, cada persona es única. Si no sientes hambre, no te obligues a esquina. Sin embargo, es importante no pasar largos períodos sin comer, ya que esto puede causar fatiga y otros problemas.
Temainformacion principal
Hidratación– Esencial debido a posibles cambios en la absorción de agua.
– Consumir al menos 8 vasos de agua al día.
– Considerar bebidas isotónicas si hay diarrea.
Alimentos a introducir gradualmente– Iniciar con alimentos fáciles de digerir: caldos, purés, yogures, arroz blanco y pollo hervido.
Reacción a diferentes alimentos– Llevar un diario de alimentos.
– Anotar cambios en heces y gases tras consumir diferentes alimentos.
Alimentación consciente– Comer con atención y conciencia.
– Escuchar las señales de hambre y saciedad del cuerpo.
– Reducir las distracciones al comer.
Saldo de fibra– Reintroducir alimentos ricos en fibra poco a poco.
– Incluir pan integral, cereales, frutas y verduras cuando sea apropiado.
Alimentos que espesan las heces– Consumir plátano, pasta, arroz blanco, avena y puré de patatas para espesar heces líquidas.
vitaminas y minerales– Priorizar alimentos ricos en vitaminas y minerales como verduras de hoja verde, carnes magras y frutas.
– Considerar suplementos si es necesario.
Evita los irritantes– Limitar alimentos picantes o ricos en grasa.
– Evitar alcohol y cafeina en las primeras etapas de recuperacion.
Comer periódicamente– Consumir alimentos en pequeñas cantidades y con regularidad.
– Beneficios: mejora la digestión, mantiene niveles constantes de energía, minimiza el riesgo de obstrucciones y reduce el estrés en el estoma.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad